Entorno

Buñol

HISTORIA:
Los primeros vestigios de asentamientos en Buñol se remontan hasta unos 50.000 años antes de nuestra época. Se han encontrado yacimientos prehistóricos en el barranco de Carcalín en la Cueva Turche y en la Covalta de Ventamina.

Los romanos llegaron tras los íberos y tanto unos como otros dejaron importantes vestigios. De los primeros se ha hallado cerámica en el barranco de Monedi y restos de muros en el Collado Umán y en la partida de Turche. De los segundos han aparecido restos en el Partior, en las Cabrillas y en la Huerta Abajo.

Muy probablemente el nombre del pueblo venga de Bullon o Billon, que significaba fuente en íbero. Aunque los romanos, desde el 132 antes de Cristo al 711, a su primer asentamiento estable del que se originará el actual pueblo, lo llamaron Bullion, que significa hervidero de aguas. De la época de dominación árabe nos han llegado sus cementerios, restos del acueducto de la partida de Turche y de muros y pozos en la partida del Oliveral. Todo ello además del famoso castillo.

Buñol y toda su comarca se incorporó al Reino de Valencia a mediados del siglo XIII, durante la conquista de Valencia por Jaime I. La familia Mercader, una de las más representativas de Valencia, se vinculó a La Hoya de Buñol desde 1245 hasta 1836, en que el señorío pasó definitivamente a la Corona.

Con Felipe III, Buñol y su comarca se convierte en Condado, siendo su primer conde Don Gaspar Mercader i Carroz, el 3 de mayo de 1604. La expulsión morisca (1609) creó una situación de verdadero despoblamiento, por lo que el condado de Buñol tuvo que ser repoblado en 1611 con 81 nuevos pobladores procedentes de Mallorca.

La primera parte del siglo XIX se caracterizará por la invasión francesa y después por las guerras carlistas ya que en ambas estuvo Buñol directamente implicado por su importancia estratégica con el puerto de las Cabrillas, como acceso natural hacia Valencia y con el castillo, utilizado como fortaleza y cuartel, afectando muy negativamente a su conservación.

Al final del siglo XIX se producirá una gran expansión económica derivada de la mejora de las vías de comunicación, como de la vía férrea (1887). Se desarrollará la industria, tanto papelera (desde 1700), como textil hasta que aparecerán las cementeras, ya a principios del siglo XX (1917). Este vagaje hace que Buñol sea uno de los municipios con más tradición industrial de la provincia de Valencia y núcleo de unos de los movimientos obreros más clásicos y potentes.

GASTRONOMÍA:
Quizás el plato más tradicional es el "mojete", elaborado en su modalidad de hígado o de bacalao. La gastronomía está basada en arroces y verduras: "arroz con bledas" (acelgas), o "arroz con costillas de cerdo". También es conocida la "olla podrida", a base de verduras y cerdo, así como sus embutidos: "sangregordo", longanizas de Pascua, morcillas de carne, arroz y cebolla.

La paella comparte protagonismo con platos típicos del interior como los gazpachos, a los que según la temporada se añaden baquetas (caracoles de monte) o también hongos (rebollones).

FIESTAS:
Las más importantes son las Fiestas Patronales en honor a San Luis Bertrán, a celebrar la última o la penúltima semana de agosto, según los años. Durante estos días son muchos los actos que se organizan, verbenas, pasacalles, competiciones deportivas y múltiples actos festivos, entre los que destaca la internacionalmente conocid Tomatina.

También se festeja a San Antón (el 17 de enero); los Carnavales en febrero; del 15 al 19 de Marzo, las Fallas de San José; la Semana Santa; y San Venancio, segundo patrón de la villa, el 18 de mayo; San Cristóbal, patrón de los conductores, en agosto; y la Virgen de Los Dolores, en septiembre.

MONUMENTOS:
- Castillo medieval, su forma actual data del siglo XIII, y pasa actualmente por una fase de estudio y restauración.
- Iglesia de San Pedro Apóstol, data de 1790.
- Museo arqueológico del castillo.
- Ermita de San Luis Bertrán.

SERVICIOS:
Buñol dispone de una enorme cantidad de servicios, que dotan al municipio de carácter de capitalidad comarcal. Además de su auditorio al aire libre capaz de albergar a 3.500 personas, el pueblo dispone de un magnífico pabellón polideportivo así como un conservatorio de música profesional, donde reciben clase los músicos de las importantes y reconocidas bandas de música de la localidad: la Sociedad Musical La Artística y el Centro Instructivo Musical La Armónica.

SENDERISMO:
Existe una extensa red de senderos reformada por la Asociación Interior de la Hoya de Buñol que intercomunica los difeterentes pueblos de la comarca.